Metodología SCRUM: ¿Qué es y por qué la tienes que implantar en tu negocio?

Descubrir la metodología que utilizan las mejores empresas scrum

¿Qué metodología debes aplicar en tu empresa?

Seguramente te habrás vuelto loco buscando entre las miles de metodologías que han ido surgiendo hasta el día de hoy. Porque sí, no sólo hay muchas sino que cada una se enfoca en una ámbito diferente.

¿Cuál aplico a mi modelo de negocio? ¿Con cuál tengo más posibilidades de triunfar?

La realidad es que probablemente cada una te pueda aportar una visión diferente sobre los objetivos que quieres llegar a cumplir.

¿Qué es la metodología SCRUM?

Sin embargo, hoy te voy a hablar de la que utilizan las mejores empresas del mundo, de una metodología que va a revolucionar la forma de entender tu negocio. Te presento la metodología SCRUM.

¿En qué consiste exactamente?

En resumidas cuentas, permite mantener en sintonía a todo el equipo, alinear tareas y que todos los departamentos estén al tanto de cómo trabaja el resto de la empresa. A menos personas y menos tiempo, más resultados y de mejor calidad.

Se trata de alcanzar la anhelada hiperproductividad. Cuanto más sincronizados estén todos los equipos, mejores resultados se obtendrán.

Por eso, ¿por qué no comprobar cada cierto tiempo cómo vas, ver si estás yendo en la dirección correcta y si es lo que realmente la gente quiere?

Suena lógico ¿verdad? Pues esta armonía no es siempre tan fácil de conseguir.

Qué hay que saber

Tienes que tener siempre en cuenta tres factores a la hora de aplicar esta metodología:

  1. Transparencia: absoluto conocimiento por parte de todos los miembros de la empresa de lo que sucede en el resto de departamentos. Es más fácil avanzar en un proyecto si sabes en qué nivel y situación se encuentran el resto de integrantes de los equipos, a qué ritmo están trabajando o si van a llegar a cumplir los objetivos. La comunicación es la clave de toda organización.

  2. Adaptación: prepárate para cualquier tipo de imprevisto o cambio de rumbo. Sobre todo en el mundo de las startups, las palabras iterar y pivotar están a la orden del día. Y lo vas a vivir mucho y muchas veces. Pero esta clase de cambios son los que van a lanzar tu idea al éxito y si tu equipo está al tanto y aprende a coordinarse, estas modificaciones serán no solo más sencillas sino que repercutirán en la empresa más rápido y con mejores resultados.

  3. Inspección: no es malo querer saber lo que está sucediendo a tu alrededor constantemente. De hecho, esa clase de interés es la que genera unión entre los equipos y se adelanta a poder detectar posibles problemas antes de que sucedan.

Para conseguir todo esto, necesitas rodearte del mejor equipo. Acorde con la metodología SCRUM, un equipo eficiente debe ser:

  1. Transcendente: la decisión de ser extraordinarios, de mejorar continuamente y de alcanzar la grandeza.

  2. Autónomo: tiene que ver con la capacidad de autodirigirse y la libre toma de decisiones a la hora de establecer cómo trabajar.

  3. Multidisciplinar: la información y conocimientos de uno, son los de todos. El equipo cuenta con las capacidades necesarias para realizar sus tareas y además se nutren y refuerzan entre sí.

Cómo implementar el SCRUM: por dónde empezar

Pero claro, por muy bonito que suene esto, habrá que seguir ciertas pautas para lograrlo. ¿Y por dónde empezar?

La clave de la metodología SCRUM reside en cuatro hitos: sprint planning, daily meetings, sprint reviews y sprint retrospective.

Dentro de la metodología SCRUM, los diferentes tipos de sprint en los que se divide

Para entender esto, primero tienes que estar muy familiarizado con el término de sprint.

Se asemeja a algo así como el alma que le da cuerpo a esta metodología. Abarca un determinado período de tiempo que se establece para alcanzar los objetivos. Lo normal es que este período oscile entre las dos y cuatro semanas pero según el ritmo de trabajo y el tipo de objetivos que fijes con tu equipo puede variar ligeramente.

Al final de cada sprint, la idea es poder exponer los avances logrados, y los resultados obtenidos con respecto al producto y su viabilidad a la hora de presentárselo al cliente.

Para que conozcas más cada uno de ellos, te cuento:

  1. El sprint planning: el primer paso es la reunión en la que se va a decidir tanto el objetivo final como las tareas que se van a realizar para poder alcanzarlo. Digamos que es algo así como el inicio de la cuenta atrás. Una vez fijados los objetivos, empieza el sprint.

  2. Los Daily meetings: abarcan pequeñas reuniones en las que cada cierto período de tiempo se va comprobando cómo el equipo se adapta a las tareas y si se llegan o no a cumplimentar. Es una puesta en común para no perder el ritmo de lo que se ha hecho el día anterior y lo que se va a hacer ese día, con el fin de poder medir la eficacia y el alcance de esas tareas.

  3. El sprint review: se trata de la gran reunión al final del sprint en la que se analiza si se han alcanzado los objetivos fijados, se exponen todas las tareas realizadas, que problemas se ha encontrado el equipo durante el proceso y que soluciones se pueden tomar para la próxima vez, lograr mejor esos objetivos.

  4. Sprint retrospectiva: básicamente consiste en comprobar la eficacia de la metodología SCRUM en la empresa. Después de que un equipo haya mostrado lo que ha conseguido durante el último sprint, se habla de las dificultades con las que se ha cruzado, de lo que podría haber ido mejor o de los que podrían mejorar.

Es importante que se designen varios roles que facilitarán y ayudarán a que se cumplan los objetivos de la manera más ordenada posible:

  1. Product Owner: se encarga de decidir el trabajo que se debe hacer y marcar los tiempos para llevarlo a cabo. Entre sus funciones más notables destacan: la gestión de prioridades, la toma de decisiones y aportar valor al negocio.

  2. Scrum Master: esta es la figura que hará de guía y ayudará al equipo a superar todo aquello que les esté frenando. Es algo así como un líder servicial.

  3. Team: representan el corazón de la empresa. Todos esos equipos que se ocupan del desarrollo del proyecto de manera conjunta llevando a cabo las historias de cada sprint.

Estos tres roles de Scrum, crean el producto, son los responsables del éxito de cada sprint y por consiguiente, del proyecto en su totalidad.

¿Por qué SCRUM y no otra?

Y si hasta aquí no te ha quedado claro aún si esto es para ti, te voy a contar un par de cosas por las que no vas a querer utilizar otra metodología:

  1. Dimensionar mejor los proyectos: los sprints permiten segmentar los proyectos en bloques más gestionables.

  2. Al establecer fechas de entrega a corto plazo, son más fáciles de realizar y alcanzar.

  3. Rápido aprendizaje del equipo: todos sus miembros van aprendiendo y corrigiendo a medida que se va desarrollando el propio proyecto.

  4. Feedbacks rápidos y precisos: a través de los daily meetings, se mantienen en constante contacto las tareas que se han realizado desde la última reunión, cuáles son los siguientes pasos y que obstáculos se pueden presentar.

  5. Autonomía y responsabilidad: se fomenta la confianza y el crecimiento personal y profesional de los trabajadores implicándoles de lleno en todos los proyectos.

Llegó la hora de aplicar lo que has aprendido…

Y aunque esto es solo un pequeño resumen del mundo Agile, si quieres conocer más acerca de estas metodologías, puedes consultarlo en este artículo.

De momento, sabiendo ahora en qué consiste el SCRUM y conociendo la forma adecuada para aplicarlo, te interesará saber que existe un abanico de herramientas internas para la empresa destinadas a facilitar la implantación de esta metodología.

Una de las más destacadas y más completas es Notion. En Ufounders, fomentamos que nuestros emprendedores aprendan a aplicar la metodología SCRUM en sus startups y para ello, contamos con una serie de acuerdos con herramientas que te ayudarán en el camino para montar tu startup.

Así que, si estás interesado en conocer nuestras herramientas para emprendedores, entra en ufounders.com e infórmate.

¡Y no te pierdas nuestro próximo blog sobre cómo trabajar la metodología SCRUM a través de Notion!

También te puede interesar