¿Qué es un activo financiero? 

Las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) definen un activo financiero como “un recurso controlado por la empresa como resultado de eventos pasados ​​y del cual se espera que fluyan beneficios económicos futuros para la empresa”.

Dicho de otra manera, los activos son valiosos porque pueden generar ingresos o convertirse en efectivo. Pueden ser elementos físicos, como maquinaria, o intangibles, como propiedad intelectual. Los activos se informan en el balance de una empresa, uno de sus estados financieros clave.

activos frente a pasivos

Activo financiero frente a pasivo

Es fundamental entender la diferencia entre activos y pasivos. Una empresa enumera sus activos, pasivos y patrimonio en su balance. Los activos son recursos que una empresa posee o controla y que se espera que generen un valor económico futuro. Los pasivos son lo que una empresa debe a otros, por ejemplo, facturas pendientes a proveedores, salarios y beneficios adeudados a los empleados, así como pagos de arrendamiento, hipotecas, impuestos y préstamos.

El capital es el patrimonio neto, es decir, el valor que se devolvería a los propietarios o accionistas si se vendieran todos los activos y se liquidaran todas las deudas. La relación entre activo, pasivo y patrimonio está definida en la “ecuación contable”, uno de los principios básicos de la contabilidad.

Activos = Pasivos + Patrimonio de los accionistas

Se considera que una startup con más activos que pasivos tiene patrimonio positivo o valor para los accionistas. Si los activos son menores que los pasivos, una startup tiene un patrimonio neto negativo o debe más de lo que vale.

¿Cómo funcionan los activos financieros?

Los activos sostienen la capacidad de una empresa para producir efectivo y crecer. Se clasifican en función de características específicas, como la facilidad con la que se pueden convertir en efectivo o su propósito comercial. A su vez, ayudan a los contables a evaluar la solvencia y el riesgo de una empresa.

Tipos de activos financieros

La clasificación correcta de los activos es fundamental de cara a la presentación de informes financieros y la evaluación de la salud financiera de tu startup. Normalmente, los activos se valoran por los flujos de efectivo futuros esperados que representan en el estado en el que se encuentra la startup.

Personal: Los activos personales blandos, como el intelecto, el ingenio o una sonrisa ganadora, son diferentes de los activos financieros personales, que contribuyen al patrimonio neto de una persona o un hogar. Ejemplos de activos financieros personales incluyen dinero en efectivo y cuentas bancarias, bienes raíces, propiedad personal como muebles y vehículos e inversiones como acciones, fondos mutuos y planes de jubilación.

Negocios: los activos comerciales brindan valor a una empresa porque pueden usarse para producir bienes, financiar operaciones e impulsar el crecimiento. Los activos incluyen elementos físicos como maquinaria, propiedad, materias primas e inventario, y elementos intangibles como patentes, regalías y otra propiedad intelectual. Las startups contabilizan sus activos en su balance general y los clasifican en función de un conjunto de criterios que reflejan su liquidez, o cómo se pueden convertir en efectivo, así como si son activos físicos o intangibles y cómo se utilizan para derivar valor.

Convertibilidad: la convertibilidad, o liquidez , se refiere a la facilidad con la que una startup puede convertir un activo financiero en efectivo. Los activos que probablemente se convertirán en efectivo dentro de un año fiscal o ciclo operativo se denominan activos circulantes. 

Los activos circulantes incluyen:

  • Efectivo y equivalentes de efectivo, como letras del Tesoro y certificados de depósito.
  • Valores negociables, como acciones, bonos y otros tipos de valores.
  • Cuentas por cobrar o ventas a clientes a crédito que deben ser pagadas en un corto plazo.
  • Inventario o bienes y materiales que una startup puede liquidar.

Los activos financieros no corrientes son elementos que no se pueden convertir fácilmente en efectivo dentro de un año. Ejemplos de dichos activos incluyen instalaciones y equipos, que se enumeran en el balance general, generalmente bajo el título de propiedad, planta y equipo, que también se denominan activos fijos, activos a largo plazo o simplemente activos no corrientes.

Existencia física: Los activos que tienen una existencia física se denominan activos tangibles. Incluyen efectivo, activos no corrientes, inventario, materias primas o herramientas y material de oficina. Los activos tangibles e intangibles que se espera que brinden un beneficio económico más allá del año en curso, como equipos de fabricación o edificios, se denominan activos de larga duración.

Los activos intangibles carecen de presencia física. Los ejemplos de activos intangibles incluyen activos de derecho de uso, patentes, derechos de autor y marcas registradas, cuyo valor a veces puede ser difícil de cuantificar.

Algunos activos tangibles e intangibles se conocen como activos que se desperdician o activos que pierden valor durante una vida útil limitada. Los activos tangibles que califican como activos desperdiciados incluyen equipos de fabricación y vehículos, que se desgastan o se vuelven obsoletos con el tiempo. Los activos intangibles, como las patentes, también califican como activos de desperdicio porque tienen una vida útil limitada antes de que caduquen. Para reflejar la reducción del valor de los activos desperdiciados a lo largo del tiempo, los contables reducen el valor de los activos en el balance general aplicando depreciación, para activos tangibles, o amortización, para activos intangibles.

Uso: Un activo financiero puede clasificarse como operativo o no operativo según cómo se use. Los activos operativos son necesarios para las operaciones principales de una startup, como efectivo, inventario, fábricas y patentes. Los activos no operativos no son necesarios para financiar las operaciones comerciales, como pueden ser inversiones a corto plazo.

Ejemplos de Activos

Aquí tienes algunos ejemplos de activos financieros que tu startup puede necesitar para rendir al más alto nivel. 

  • Efectivo y equivalentes de efectivo
  • Cuentas por cobrar
  • Valores negociables
  • Marcas registradas
  • Patentes
  • Diseños de productos
  • Derechos de distribución
  • Edificios
  • Equipo
  • Inventario
  • Software
  • Ordenadores

Tres características clave de los activos financieros

Para que algo sea considerado un activo financiero, debe tener tres características:

  1. Propiedad: En primer lugar, una startup debe tener la propiedad o el control del activo financiero. Esto permite a la empresa convertir el activo en efectivo o un equivalente de efectivo y limita el control de otros sobre su uso. Ten en cuenta que los activos de derecho de uso no siempre son convertibles. Los contratos de arrendamiento a menudo estipulan que el arrendamiento no se puede transferir ni vender. Por ejemplo, las empresas a menudo dicen que sus empleados son su «mayor activo», pero en términos de contabilidad, las empresas no tienen un verdadero control sobre ellos: los empleados pueden irse fácilmente por un nuevo trabajo.
  2. Valor económico: En segundo lugar, un activo financiero también debe proporcionar valor económico. Todos los activos pueden venderse o convertirse en efectivo de otro modo, excepto algunos activos con derecho de uso, como los contratos de arrendamiento. De esta manera, se pueden utilizar para respaldar la producción y el crecimiento de la startup.
  3. Recurso: Un activo financiero debe ser un recurso, lo que significa que tiene o puede usarse para generar valor económico futuro.

La importancia de la clasificación de activos

La clasificación adecuada de los activos es importante para tener una imagen precisa de las métricas financieras clave, como el capital de trabajo y el flujo de caja. La clasificación de activos también puede ayudar a una empresa a calificar para préstamos: le da al banco una imagen más clara del riesgo que está asumiendo, a superar la bancarrota y calcular las obligaciones fiscales.

Tres clasificaciones de activos financieros

Los activos comerciales se pueden dividir en tres categorías diferentes en función de su convertibilidad, existencia física y uso. ¿Cuáles son estos tres tipos de activos financieros?

  • La convertibilidad describe la facilidad con la que los activos se pueden convertir en efectivo.
  • La existencia física describe si un activo financiero existe físicamente o es intangible.
  • El uso describe el propósito de un objeto en relación con las operaciones comerciales.

Soluciones automatizadas de gestión de activos

Hacer un seguimiento de los activos puede ser un desafío dada la cantidad y diversidad de activos que puede poseer una startup. Las soluciones automatizadas de gestión de activos ofrecen una forma de inventariar, categorizar y rastrear activos para comprender su valor y planificar operaciones de manera eficiente. Las soluciones de gestión de activos también pueden ayudar a rastrear y planificar el ciclo de vida operativo de un activo desde la adquisición hasta la disposición, incluida la operación y el mantenimiento del activo financiero. Además, las soluciones de administración de activos automatizadas pueden ayudar a una startup a cumplir con las cambiantes regulaciones gubernamentales o de la industria.

Los activos incluyen casi todo lo que posee y controla tu startup que tiene valor monetario y te proporcionará beneficios futuros. Los activos se clasifican según la rapidez con la que se pueden convertir en efectivo, si son tangibles o intangibles, y cómo se utilizan. Los activos son un componente clave del patrimonio neto de una startup y un factor importante en su salud financiera general.

También te puede interesar

Redes Sociales

¡Entra en nuestra comunidad!

¡Suscríbete a nuestra newsletter y
entra en nuestra comunidad!