¿Cómo validar una hipótesis de negocio?

hipótesis de negocio

En este artículo aprenderás a validar tu hipótesis de negocio en 4 sencillos pasos. Es habitual que muchos fundadores de empresas comiencen creando productos sin saber si el problema que quieren resolver es algo que la gente realmente necesita. Después de lanzar una solución a un problema inexistente, esperan facturar grandes cantidades de dinero, pero todo lo que escuchan es un canto de grillos. ¡A nadie le importa!

Convertir tu idea en una hipótesis comprobable te ayudará a validar el problema antes de perder tiempo y dinero creando una solución a un problema que podría no existir. Te mostraremos cómo validar si tu idea es algo que gustará a la gente y si estarían dispuestos a pagar por ello.

¡Enamórate del problema, no de la solución!

Muchos emprendedores se enfocan en la solución más que en el problema. Tan pronto como tienen la primera idea, comienzan a construirla. En su mente, ya están imaginando su vida futura como propietarios de negocios ricos, bebiendo champán y navegando en un yate privado.

La verdad es que cuantos más pensamientos, tiempo y recursos inviertas en tu idea, más difícil será separarte de ella si no funciona. Estar completamente enfocado en una solución puede hacer que bases tus decisiones en emociones en lugar de en hechos puros y duros. Si no estás dispuesto a ceder en la solución, perderás el momento adecuado para cambiar de rumbo y pivotar.

Las soluciones son reemplazables, pero el problema seguirá siendo el mismo. Céntrate en el problema que quieres resolver evita que te ciegue el entusiasmo por una única solución.

Guía para validar tu hipótesis de negocio

Tomar decisiones basadas en datos traerá beneficios a tu organización, lo que te permitirá identificar nuevas oportunidades que perseguir y amenazas que eliminar. En lugar de permitir que el pensamiento subjetivo guíe tu estrategia comercial, respalda tus decisiones con datos pueden ayudar a tu empresa a ser más innovadora y, en última instancia, rentable.

La toma de decisiones basada en datos, es posible que te preguntes cómo se traducen los datos en la estrategia comercial. La respuesta radica en generar una hipótesis y verificarla o rechazarla en función de lo que te digan los datos.

¿Qué es una hipótesis de negocio?

Para entender qué es la prueba de hipótesis, primero es importante entender qué es una hipótesis.

Una hipótesis busca explicar por qué ha sucedido algo, o qué podría suceder, bajo ciertas condiciones. También se puede utilizar para comprender cómo las diferentes variables se relacionan entre sí. 

La prueba de hipótesis, es una forma de probar una suposición establecida en una hipótesis. Si bien la metodología específica dependerá de la naturaleza de la hipótesis y los datos disponibles, la prueba de hipótesis generalmente usa datos de muestra para extrapolar información sobre una población más grande.

Crea tu hipótesis

Una hipótesis es una afirmación cuya validez debe probarse bajo ciertas condiciones. Para ayudarlo a formular su propia hipótesis, hemos dividido el proceso de originación en cuatro partes pequeñas para brindarle información más detallada sobre el propósito y el objetivo de cada etapa.

A) ¿Quién es tu cliente?

La creación de tu hipótesis comienza con la descripción de tu público objetivo. Tus clientes son un grupo de personas con una necesidad común. Imagina a estas personas que crees que tienen el problema que quieres resolver. Divide a tus clientes objetivo de la manera más precisa posible. Conocer a tu cliente te ayudará a tener una idea clara de lo que realmente les importa.

B) ¿Cuál es el problema o necesidad?

Después de dirigirte a tu audiencia, debes centrarte en el problema de tu cliente. Tu objetivo es demostrar que el problema o la necesidad que asumes realmente existe o no.

C) ¿Cómo quieres arreglarlo?

Una vez que hayas confirmado la existencia del problema que deseas resolver, es hora de determinar tu propuesta de valor o hipótesis de solución del problema. ¿Cómo resuelves el problema y cuál es el principal beneficio para tu cliente? ¡Recuerda que primero debes validar la hipótesis del problema del cliente!

D) ¿Es factible?

Si tu idea de negocio es factible o no depende de más factores que solo el ajuste de la solución al problema. También es importante considerar tu modelo de negocio desde el principio. 

Elige un método de prueba

Hay varias maneras de presentar tu hipótesis frente a tus clientes. Dependiendo de tus experiencias, negocios o redes sociales, puedes elegir cuál tiene más sentido para ti. Es recomendable comenzar con entrevistas personas, que te brinden una mejor comprensión de los primeros comentarios que los mensajes de texto o las páginas de destino. También describimos dos formas más escalables de presentar tu idea.

Habla con tus clientes potenciales

Es importante comenzar a probar si tu problema realmente existe. La forma más fácil es hablar con tu público objetivo que describimos al principio. Comienza por crear una lista de 10 personas de tu red, eligiendo a las personas que supongas que tienen un problema o la necesidad.

Crea una landing page

Para obtener comentarios de un público más amplio, puedes crear una landing page donde tus clientes potenciales que estén dispuestos a pasar por un proceso de registro o incluso pagar por tus servicios. 

Puedes crear anuncios de Google o Facebook para atraer tráfico dirigido a tu landing. Recuerda: tu objetivo no es obtener tantos registros y direcciones de correo electrónico como sea posible, tu objetivo es obtener más información sobre tus clientes y los problemas que tienen.

Construir un producto mínimo viable

El último paso y más importante es ofrecer a tu audiencia la solución que esperan. Construye un MVP sin que sea demasiado complejo y encuentra una manera simple y fácil de brindar tu servicio a tus clientes. El objetivo es averiguar como de buena es tu solución. Obtén la mayor información posible de tu cliente para validar tus servicios.

Establece una meta

Antes de que puedas comenzar a probar tu hipótesis, debes establecer objetivos sobre si tu idea tiene éxito o no. Una vez que hayas validado la hipótesis con un pequeño grupo de clientes potenciales, puedes escalar los experimentos para probarla con una audiencia más amplia.

Realiza una prueba y analiza los datos

Si has completado la creación de tu mvp, es el momento de llevar a cabo la prueba. No olvides que cada elemento de tu hipótesis tiene que tener el potencial de fallar. Cada elemento necesita ser validado.

Una vez que hayas recopilado los datos de tus clientes potenciales, es hora de decidir si alcanzaste tus objetivos y si tus suposiciones eran correctas. La mayoría de las veces, tu primera idea sobre cómo resolver el problema no es correcta. 

Sin embargo, no dejes que esto te deprima; después de todo, Thomas Edison necesitó cientos de intentos antes de inventar la bombilla, y al final todo salió bien para todos.

Pivotar tu idea es algo muy común durante tu camino para encontrar la adecuación al mercado. Vuelve a realizar entrevistas, comienza a hacer más preguntas en detalle e intenta descubrir cómo adaptar los comentarios a tu idea.

Si tu idea se desmoronó y no ves cómo arreglarla, ¡sigue adelante!
¡La próxima gran oportunidad vendrá!

Comenzar tu negocio probando primero tu idea no solo mostrará como de válida es y, también obtendrás una base sólida para tus futuras decisiones: ahora conoces a tus clientes y lo que realmente quieres. ¡Estás en un buen camino creando un producto que a la gente le encantará!

Cómo validar una hipótesis de negocio

Con suerte, puedes ver el valor de este enfoque de puesta en marcha para validar una idea de negocio. Imagínate si no hubieras recibido este tipo de comentarios desde el principio y hubieras invertido tiempo y dinero para desarrollar una solución para un producto o servicio solo para descubrir que no encajaba bien en el mercado. 

En ese momento, es muy posible que haya lanzado su nuevo producto o servicio, pero sin tracción, probablemente habría quemado todo su capital inicial. Es posible que cualquier comentario que haya recibido para mejorar el producto o servicio después del lanzamiento nunca se convierta en un pivote porque no tiene dinero. He visto este tipo de escenario demasiadas veces para contar. No seas una estadística: primero aprende a validar una idea de negocio.

También te puede interesar

Redes Sociales

¡Entra en nuestra comunidad!

¡Suscríbete a nuestra newsletter y
entra en nuestra comunidad!